martes, 18 de diciembre de 2012

EL GLASGOWDOWN o SCOTCH FANCY.
2ª Parte.

Traducción del libro THE CANARY BOOK, escrito por ROBERT L. WALLACE en 1875.
 
 
 
        CRIA.
 
     Para criar Scotch Fancy de categoría, debe procurarse un buen stock de pájaros con buena forma y estilo y comenzar con ellos. Éstos pueden ser mejorados más adelante cruzándolos con Canarias belgas de forma adecuada.  Del primer cruce hay que  escoger sólo aquellas aves que son de la forma verdadera  del  Don (forma curvada); deseche el resto. Estas aves deberían ser cruzadas con Dons otra vez, y de vez en cuando criar un   pequeño "sib" para guardar el contorno correcto intacto. Los jóvenes Don se deben entrenar para viajar,  y se debe comenzar su educación en una edad temprana, es decir cuando ellas tienen siete semanas. Al principio es necesario un gran cuidado y precaución, cuando estas aves son naturalmente de una disposición salvaje y tímida, y si usted los entrena bien y los domestica, pasara mucho tiempo antes de que ellos lo olviden. Para entrenarlos hay que usar las mismas estrategias que las utilizadas para entrenar a los canarios belgas, con esta excepción, que, en vez de conseguir que tomen su posición y que estén quietos se les debe excitar a la acción. Hay que  entrenarlos a  saltar rápidamente de una percha a otra, y así conseguir que muestren mejor  su forma, que es por lo que se les admira. Al principio se puede usar un listón delgado o un palo, pero después los dedos o hasta el movimiento de la mano serán completamente suficientes para inducirlos a mostrar su agilidad y su forma. 
 
     CLASES. 
 
     En todas las principales exposiciones de Escocia los Scotch Fancy se dividen por lo menos en ocho clases: machos amarillos, machos de color ante (isabela), hembras amarillas, hembras isabelas,  machos amarillos pintados (marcados ligeramente o abigarrados, es decir, muy manchados de melanina),  machos isabelas pintados, hembras amarillas pintadas, hembras isabelas pintadas; y además de éstos, hay ocasionalmente clases hechas para parejas en las exposiciones más importantes, como Glasgow.
Ya se habrá observado que hay una clase para los machos y otra para  las hembras, pues sino ellas no poseen casi oportunidades al  competir contra adversarios masculinos. Cuando se habla de pintados se suele estar hablando de dos clases de canarios: los ligeramente manchados y los que están muy manchados; si la concurrencia es numerosa los canarios manchados se separan en estas dos categorías.
El entusiasmo demostrado por los criadores escocesas para estos pájaros es  maravilloso, y el número de ejemplares en algunas de sus mejores exposiciones es sorprendente. He conocido hasta cincuenta y ocho hembras isabelas compitiendo en una clase. Otro hecho que probablemente es digno de mención es el número de jueces que hay en algunas exposiciones. Para la que tuvo lugar en Glasgow, el 21 de noviembre de 1868, había doce jueces para enjuiciar los 428 pájaros exhibidos.
 
     PUNTOS.
     Hay una diferencia de opinión, hasta entre los escoceses, en cuanto "al estilo" de sus aves favoritas, y esto se  explica dividiendo a los criadores en lo que ellos mismos han estado de acuerdo en designar "la vieja escuela" "y la nueva escuela." Los antiguos pertenecen a aquella clase de la gente que tiene una gran aversión a cambios, de ahí ellos todavía aprecian al pequeño Don pasado de moda, mientras los últimos son aquellos que siempre se esfuerzan por conseguir algo mejor que sus vecinos.  Yo pertenezco a esta última clase, y por esta razón procuro dar la mejor descripción que puedo del canario Scotch Fancy actual, y del que  los criadores y aficionados  que son considerados como las mejores autoridades en esta raza,  piensan que es el ideal del Glasgow Don.
        La longitud ideal del ave esta entre 6 pulgadas. y 7 1/2in; pueden variar un poco de estas dimensiones, pero no mucho; cabeza pequeña y plana en la parte superior, pero llena de carácter, con mejillas redondeadas; cuello largo y fino; y hombros bastante prominentes y elegantemente arqueados; la espalda estrecha y bien llena, afilándose de los hombros a la cola; pecho lleno y bien formado; cintura larga y fina; patas largas mientras está en el posadero, con muslos moderadamente largos; cola larga, delgada, y compacta, bien "redondeada," y muy libre, muy suelta. La forma del ave desde lo alto de la cabeza a la punta de la cola debería parecerse lo más posible a un segmento circular. La cola, que se considera que constituye  uno de sus puntos principales de admiración, debe ser flexible, y cuanto mas mejor, no debería mostrar el menor síntoma de rigidez; y debe pasar claramente bajo la percha sin tocarla. Las patas deben estar en posición trasera, y bien guardadas bajo el cuerpo. El porte debe ser valiente, libre, y majestuoso, sin restricciones, y con un cierto aire de intrepidez.
     Las marcas más admiradas por los Escoceses son, por decirlo de alguna manera, singulares, y casi todas ellas son consideradas sin valor por los criadores ingleses: cabeza y cuello  completamente oscuros; una señal el pecho que, para ser juzgada realmente buena, debe parecerse en la forma a la herradura de un caballo;  marcas amplias en las alas, y una pluma o dos en cada lado de la cola; pero las marcas valen para muy poco, y sólo cuentan cuando dos aves son iguales en otros puntos. En  ese caso las marcas decidirían cual es el vencedor; pero un ave oscura, mal marcada sería colocada antes que otra perfectamente marcada, si ésta fuera inferior en los apartados principales.
     Junto a la forma del cuerpo, que es una de las  características esenciales en un  buen Glosgow Don, están el estilo y el porte, y una cola bien formada y suelta. Un ave para ser completamente atractiva debe estar llena de vida y acción, que da encanto y  lucidez a su aspecto externo, que se pierde al faltar aquellas. El pájaro tiene que tener buen  estilo combinado con rasgos y características correctas.
 
      VIAJANDO.
        Normalmente se  entrena a estas aves para que pasen enérgicamente de un palo a otro al mover el criador o juez la mano. Este movimiento se denomina "viajando", y a menos que un ave lo haga de una manera rápida y elegante sus posibilidades de conseguir un premio estarán muy reducidas.  Siempre que un ave salte de una percha a otra, se observa muy detenidamente el movimiento de su cola,  y a menos que sea absolutamente libre y fácil se considera una falta.
 
       ESTILO.
        El estilo de un pájaro es una consideración de peso entre los escoceses. Algunos criadores prefieren aves fuertes y relativamente gruesas,  aunque la mayoría los prefieran  finos y delgados: pero si una ave posee en un buen grado  la forma circular, buenos hombros, cintura fina, buen porte, actividad, y una cola fina y larga, con mucha longitud, y compacto de pluma, las personas quisquillosas para la corpulencia o delgadez pronto dejan de serlo.
 
STANDARD DE EXCELENCIA.
El siguiente estándar ha sido elaborado con cuidado, y se encontrará el valor que hay que dar a cada una de las características particulares de esta raza. Los  100 puntos se consideran como el máximo de perfección.
STANDARD PARA JUZGAR EL GLASGOW DON.
Cabeza ------------------------ 4 puntos.
Cuello ------------------------- 6 puntos.
Hombros --------------------- 5 puntos.
Espalda ----------------------- 7 puntos.
Pecho ------------------------- 4 puntos.
Cintura ----------------------- 4 puntos.
Alas -------------------------- 3 puntos.
Patas ------------------------- 5 puntos.
Cola ------------------------- 12 puntos.
Talla ------------------------- 8 puntos.
Forma o contorno (circular) 18 puntos.
 Estilo y trabajo ----------- 10 puntos.
Calidad de las plumas ------- 4 puntos.
Condición ------------------- 10 puntos.
TOTAL -------------------- 100 puntos.
 

domingo, 9 de diciembre de 2012


EL GLASGOW DOWN o SCOTCH FANCY.
1ª Parte.

Traducción del libro THE CANARY BOOK, escrito por  ROBERT L. WALLACE en  1875.  
 
 
No sé cómo sucede, pero los gustos e ideas de los escoceses e ingleses están tan en desacuerdo unas de otras respecto a los canarios favoritos en cada nación, que una persona que no supiese la proximidad existente entre los dos países, podría muy fácilmente suponer que las razas de cada uno de estos países eran totalmente extrañas las unas de las otras. Por un lado, a los escoceses, como regla general,  no les importan nada los colores alegres y brillantes; tampoco las marcas en diferentes partes del cuerpo, ni las delicadas manchas en los ojos; tampoco conceden mucho valor a las moñas, por muy buenas o exquisitas que sean. Lo que más admiran de los canarios es, sobre todo, un tamaño enorme, un gran montón de huesos, tendones y músculos, combinados con una cierta peculiaridad de la forma, que usando su lenguaje vernáculo llamaríamos “hoopit”, es decir, de forma circular. Para ellos estas aves son muy particulares y las mantienen con un celo y una obstinación envidiable. Pero esto es sólo característico de este pueblo, ya que los escoceses son famosos por adherirse no sólo entre sí, sino también a todo lo que es de Escocia y que con toda seguridad alabarán, exaltarán y defenderán con toda su fuerza y todas sus habilidades. 

     Los escoceses piensan muy ligeramente en cualquier otra variedad de canarios excepto la que se considera como raza nacional de Escocia, a no ser que sean canarios Belgas. Ciertamente hay  unos cuantos criadores que son capaces de apreciar a otras aves; pero en cuanto al Norwich, al London, al Yorkshire, y otros por el estilo, ellos conceden poco valor a estas variedades, por regla general; y muchos de ellos no aceptarían los mejores especímenes de estas aves. Tal es su aversión a estas variedades de canarios. Por otra parte, muy pocos de nuestros elegantes ingleses miran con interés los Scotch Fancy; ellos los consideran como meros "chuchos", y consideran que la mitad  o las  tres cuartas  partes proceden de los canarios Belgas, y dicen, “¿Cuál es el interés de criar  estas aves?, mucho mejor ocúpese de una raza genuina inmediatamente." Pero la razón es que ellos no entienden el criterio de mérito de estas aves, y por consiguiente ellos los ven de un punto de vista muy diferente a como lo hacen los Escoceses.

     No estoy completamente seguro pero creo que nuestros amigos escoceses han tenido una gran visión de futuro y   que en Inglaterra no somos propensos a reconocerlo. Ellos han descubierto claramente por la experiencia , que las aves belgas son por naturaleza muy delicadas y que por su constitución no están  adaptadas a la severidad de nuestro clima; de ahí  que ellos han resuelto cruzarlos con otras aves, similares en la forma, pero más fuertes y habituadas a este país, con este método han producido una nueva variedad, que no es inferior en estilo, y belleza majestuosa a algunas aves belgas, a la vez que poseen la ventaja de estar aclimatados para  soportar todas las vicisitudes y privaciones que pueden soportar las más fuertes y resistentes de nuestras otras variedades. No sostengo que un Down o Scotch Fancy  sea igual a un canario belga de clase superior en cuanto a belleza externa lejos de ello pero creo que son con mucho los mejores sustitutos que han sido encontrados; y una vez que se entienden claramente cuales son los rasgos que determinan la calidad de esta raza, gradualmente se empieza a apreciarlos. Si se pudiera vencer el prejuicio que los Ingleses tienen hacia estas aves, pienso que rápidamente se considerarían entre los de más valor.

     He tratado con interés de averiguar como se originó el Scotch Fancy, pero lo más que me he podido remontar ha sido a hace cincuenta y ocho años, momento  en que había una clase de aves que, aunque mucho más pequeño en el tamaño y menos elegante en la forma que el actual Glasgow Down, poseían sin embargo la forma circular y la cola flexible, que son todavía los rasgos predominantes en esta variedad particular de canarios; pero se ha hecho una gran mejora  en su aspecto en los veinte últimos años, "y el estilo" del ave, ha sido materialmente mejorado. En un tiempo, si una ave mostraba la menor prominencia en el hombro era considerada como inadecuada para los concursos, y también se exigía que un buen ave no expusiese sus muslos  cuando tomaba  la posición apropiada. Ahora el gusto de aquel período se ha cambiado completamente, y los hombros llenos son considerados un requisito indispensable, y si una ave muestra un poco del muslo no es considerado ningún defecto, mientras que su contorno general sea correcto.

     Los viejos Downs parecen haber salido de Glasgow. Uno de los más antiguos y más respetados criadores de Escocia me informó que él había criado durante cuarenta y ocho años, y describió los canarios de entonces  como “pequeñas aves" con “mucha acción," y “excéntricos cuellos" "y colas torcidas;" pero de donde  provenían realmente las aves, o como surgieron estas características, mi informador no lo sabía. Parece que este es el motivo por el que se les llamaba “Glasgow Downs";  pero ahora son mejor conocidos como Scotch Fancy. El viejo Down del periodo aludido es muy raro encontrarlo, se ha hecho mucha mejora en su cría, primero cruzándolos con el canario holandés, una ave fuerte, grande, que se parece al antiguo canario belga en la forma, pero con rizos en el  pecho y en las espaldas,  y deficiente en hombros; pero últimamente se mejoraron cruzándolos con canarias belgas de un tipo más moderno, pero redondos en la forma, e inclinando colas hacia dentro.
 
(continuará)