martes, 2 de septiembre de 2014

EL BOSSU BELGA
          Veo con cierta irritación como algunas  personas cuando hablan sobre nuestra raza nacional: el Jorobado Belga, persisten, con propósitos maliciosos, en un error sobre su origen.  Es  momento de aclarar las cosas y acabar con mentiras y calumnias de las que nuestros criadores son víctimas, ya que según esas personas, los criadores someten a los canarios a “torturas” físicas para conseguir su aspecto tan particular.
         El Bossu Belga no ha sido nunca un canario anormal. Parece jorobado porque las espaldas, por mutación, crecieron  en una proporción que sobrepasa el nivel del cuello, que a su vez se ha alargado.
         Esta mutación ha sido mantenida por los criadores durante siglos. Nunca, lo decimos así: ¡NUNCA! Un joven jorobado se colocó en una pequeña jaula para que de esta forma tomase su posición característica. La Universidad de Bruselas pudo verificarlo gracias al recreador de la raza: el Sr. Adrian J. Dawans, que hizo analizar el esqueleto de un Bossu Belge.
 
         Por otra parte, como decía muy bien el Sr. Dawans: "No hace falta ser un genio para saber que la deformación inducida artificialmente, como la compresión de los pies en China, no se transmite a los hijos. Ningún animal, incluidos los humanos, han podido dar a los jóvenes una apariencia forzada por habérsela impuesto a sus padres. Sólo la mutación genética puede aportar cambios.
 
        Todas las razas de animales en las que el hombre se ha interesado, y de las que se tienen numerosas noticias,  han tenido mutaciones. Los pájaros, tanto domésticos como salvajes, también han tenido mutaciones y de ellas han salido ciertas razas.
         A parte de su característica posición, cualquiera puede verificar que el Bossu Belga es un canario de comportamiento perfectamente normal. Este canario tiene un instinto particularmente bien desarrollado para sacar adelante a sus crías. No hay ninguna necesidad de nodrizas, ni de productos químicos ni de hormonas para sacar unos jóvenes vigorosos.
 
Cria personal: yo crío la raza Bossu Belga desde 1972.
         Después de estos años que yo llevo criando puedo constatar los siguientes hechos positivos: la raza se comporta cada vez mejor. M. Dawans para llegar a estabilizar el estándar de la raza tuvo que recurrir en bastantes ocasiones a una consanguinidad prolongada. Los criadores modernos ya no tienen que recurrir a eso pues hay suficientes estirpes o familias de Bossus Belgas en Bélgica y en otros países.
 
         El Bossu Belga se cría sin ninguna ayuda  exterior, yo no tengo parejas nodrizas  en mi criadero ni en los criaderos que yo conozco. La hembra y el macho alimentan perfectamente a sus polluelos hasta que comen ellos solos. El Bossu Belga como de todo: granos secos, granos salvajes, granos de salud, granos germinados, pasta de huevo, verduras, frutas, etc.         
        En los años en que he criado, nunca ha aparecido la menor deformación en los Bossus Belgas.
         Los productos químicos son totalmente inútiles. Al comienzo de la cría, llevo algunos ejemplares al veterinario para que analice los excrementos. A veces les doy un antibiótico ligero si el número de coccidios es demasiado elevado.
         Las parejas crían tres, cuatro, y a veces cinco jóvenes por nidada. Algunas parejas son muy prolíficas y otras menos , tal como ocurre en otras razas de canarios.
 
         El crecimiento es normal y las crias se anillan entre el 7º y 8º día, como otras razas.
         Algunos ejemplares viven mucho tiempo: 8, 9, 10 años al igual que otras razas de canarios. no es raro ver canarios de 7 años criar estupendamente. O sea, que a escala humana, el equivalente de…  ¡55 años!

 

Arlette CARDOL
 
 
 
 

 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario